15.3.05

A veces es bueno vivir como si se hubiese ganado la lotería. En fin cosas que se ocurren cuando no ocurre nada y solo son los dedos los que juegan a las cartas y arrojan los dados o intentan descifrar el intrincado dominó chino, que se juega solo. Entonces convocamos a los eximios, el color y el sabor, los geniales, los del fin de semana salvaje, con ustedes los brujos. Mis invitados en esta tarde, la verdad que ojalá fueran siempre así los invitados, llegan por un rato. Soy el héroe del mate. Después se van y uno continúa con sus cosas. Recordando, el fin de semana salvaje destapando botellas con el dedo astillado. Mientras, la nueva semana está en marcha y nada ocurre todo sigue como siempre. Ya me estoy cansando de los éxitos, me resulta tedioso que me vaya tan bien. Son las cinco y ya es tarde, la mirada perdida. Yo caí por tu amor. Entonces, me doy cuenta que la vida no vale nada si no tienes un embolarium. Lentamente se aproxima una nueva era a tomar sus posiciones para la pelea.

Es importante en cuanto la música el volumen, no todas las canciones se deben escuchar al mismo volumen. Incluso depende del momento también. Pero escuchando a la tardecita las brujos no se puede poner de otra manera que fuerte. No se que decir, no sé de qué hablar. Yo sé que decirte, la verdad, mi mami no te quiere, mi papi no te quiere. Yo soy bonito. Yo te quiero, yo te adoro, yo te critico y siempre te extraño. Su ropa de monje escondía su maldad, sus colmillos afilados me querían alcanzar. Lo ví, lo ví y el estaba ahí, monseñor lepin.

1 Comments:

Blogger Ximena Escudero said...

Señor: usted tiene MAGIA

3:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home