8.7.05

toma la buena

Hoy estaba contento, pucha que estaba contento, andaba con unos ticket sodexho. Un piloncitos de billetes como los del monopoly, pero con mi nombre impreso. El sueño de todo niño. Es como dinero, pero es de mentira. Solo sirve en algunos comercios, con esos ticket se puede comprar mayonesa (light o común), pero no sirven para comprar tres minutos con mi hijo. Hay cosas que los tickets no pueden comprar. Estaba dentro de un comercio asiático, con un carrito, metiendo cosas, sacando otras. Estaba feliz como un niño. Soy feliz desde que dejé el vino, antes el primer lugar que hubiese visitado sería la bodega, eligiendo vinos. Ahora no, estaba tranquilo, ya no tomo ni vino ni cerveza. Eso es un gran logro. Dejarlo sería como encontrarme con un ser superior, ver la luz de la sabiduría y la verdad. El otro día vía algo que me parecía esa luz, pero por ahí era un semáoforo nomás porque no sufrí ningún cambio. Pensaba para mí mismo y me fuí hacia el bazar para mirarme reflejado en las ollas y sonreírme. Después agarré dos cocas y una botella de fernet branca, porque como dice la propaganda de coca cola “toma la buena”. Y me decía qué cosa maravillosa el fernet, ahora no tomo más alcohol, solo fernet con cola.